Interacción Poetica

viernes, 1 de julio de 2016

La PLACA, un proyecto para unir regiones a través de la poesía y las artes.

¿Qué es la PLACA?



Origen. La PLACA (Plataforma de Artistas Chilango Andaluces) se crea en 2006 con una apuesta clara por la pluralidad, apertura e intercambio cultural al ser mexicanos que radican en España y viceversa. Nacimos con el I RCA (Recital de Poesía Joven Chilango Andaluz), y desde entonces hemos recorrido todo un proceso de evolución y crecimiento, siendo pioneros en diferentes conceptos y desarrollos.

Intenciones. Llevamos la literatura y las artes en un viaje de ida y vuelta dando a conocer a creadores de diferentes disciplinas entre México y España. Difusión y promoción de artistas y escritores en ambas regiones a través de publicaciones, presentaciones, festivales y otros eventos.


Cómo lo hacemos. Nos servimos de toda la tecnología a nuestro alcance para realizar nuestros eventos de manera simultánea: redes, streamming, web; creamos puentes de intercambio a través de la organización de eventos y actividades a otros colectivos, asociaciones y creadores independientes.


Dos orillas. Hemos creado una plataforma para expresar la literatura a través de la música, artes plásticas, video creación y artes escénicas. Por necesidad de acercar lo más posible los espacios físicos sobrepasamos fronteras, llevando el proyecto a México, donde se realizan actividades de manera paralela. Una plataforma para andaluces, mexicanos, inmigrantes, que gestan su creación en estas regiones. Un intercambio real y tangible.


¿Quiénes? Un proyecto incluyente donde la colaboración y participación de múltiples artistas y autores, en diferentes disciplinas y sectores, son ejes transversales de nuestra filosofía y crecimiento.

¿Para qué? Hermanamiento, vinculación: porque creemos firmemente en las similitudes, la universalidad y el trabajo conjunto como mecanismo natural para seguir avanzando.

Síguenos en
Facebook | Twitter | Youtube | Justin Tv |

Entra en la  Comunidad Chilango Andaluz en facebook para compartir, discutir y vincular.

miércoles, 29 de julio de 2015

Interacción Poética #04 MEXES




La pareja de Batania e Ismael Velázquez Juárez muestra las posibilidades de la poesía escrita desde y en la calle. Ironía, inteligencia y “una maldita sencillez” diseccionan las zonas de confort y los límites de nuestra sociedad democrática y consumista.

 
Batania
(Lauros, 1974)



             Mi ciudad
  
                                        Extraña ciudad la mía,
                                        aquí se dice que habitan
                                        tres millones de personas,
                                        pero miro en la calle el trabajo en el súper el bar
                                        en el banco en el bus en el metro en el cine el estadio
                                        y acabo pensando
                                        que en verdad habita
                                        una
                                        sola
                                        persona
                                        tres millones de veces.







Encuesta telefónica



                                      ¿Cuál es, para usted,
                                      el acontecimiento universal
                                      más importante de toda la historia?

                                      –La muerte de mi padre –respondí.







        A los veinticinco años

           La gente de Madrid se mata a los veinticinco años.

           La gente de Madrid nace
           blanca y crece en rojo,
           pero se mata a los veinticinco años.

           La gente pinta y sueña
           cometas y bufandas,
           pero se mata a los veinticinco años.

           Se abre en la cuna
           y ríe adolescente,
          pero se mata a los veinticinco años.

          Se cuelga en la soga de la hipoteca.
          A los veinticinco años.
          Se tira del séptimo del matrimonio.
          A los veinticinco años.
          Se toma el veneno de los hijos.
          A los veinticinco años.
          Se pega el tiro de las ocho horas.
          A los veinticinco años.

          Aquí siempre trabaja el mismo marmolista:
          Raquel Merino: muerta a los veinticinco años.
          Aurelio Guerrero: muerto a los veinticinco años.
         José Carvajal, Julián Gómez, Rosa Cañas,
         tus amigos no te olvidan: muertos
         a los veinticinco años.

         ¡Si hubieran salvado a su héroe!
         ¡Si hubieran vivido a contramuerte!
         ¡Si hubieran sembrado claveles con alas
         o lunes trepando por los trapecios!

         A los veinticinco años.
         La gente de Madrid se mata a los veinticinco años.
         Fallecida de muerte natural
         a los veinticinco años.
          




                 Arrasados

      Se soñaban feroces y bandidos
en un piso de nueve pájaros.
De tan niños y matasiempres
la vida no les parecía poco
y jugaban a truenos
y alfanjes medievales.

Fue a los treinta años
cuando les ganó la tristeza.

Arrasados de nada,
comenzaron a pedir
la vuelta de un dios.







              HIJOS

             Para qué quiero hijos, me pregunto.

             Para llevarlos a la biblioteca
             y me digan papá,
             por qué nos traes siempre a esta sección
             donde nunca hay nadie.





Batania. Ha publicado los siguientes libros: El amor es un ave sin nido que pone huevos en el aire, La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa, Porque te amo tanto no quiero cambiarte.









Ismael Velázquez Juárez
(D.F., 1960)




un mundo mejor

destruya primero éste
por efímero y desconfiable
asegúrese de que no se repita nunca
después cuelgue un letrero en el cielo
(o como sea que le llame a ese vacío persistente
por encima de usted)que diga simplemente:
“aquí no ha pasado nada”
ése será su cielo ahora
después vendrá un mundo mejor





cras

mañana fracasar

pasado ver las fotos

hoy

husmear el huerto

los criaderos

los destazaderos

de ti

de mí








rindfleischetikettierungsüberwachungsaufgabenübertragungsgesetz
solo un cerdo castrado 
diría: he leído un libro
solo un poeta castrado
pensaría: "la carne es triste"
mientras repta desnudo 
por el piso de una carnicería









XIX

de la vida
lo que más extraño
es mi sombrero
es un enigma no resuelto
lo que sucede
con los sombreros de la gente muerta
cuando me maté
lo primero que cayó al suelo
fue mi sombrero
y ya nunca más lo volví a ver
ahora voy de aquí para allá
por las calles de la muerte
buscando en los almacenes
pero parece no haber sombreros aquí
nadie parece necesitarlos
cuando les digo que me siento incómodo
con la cabeza desnuda y fría
me responden
y qué crees que es la muerte ¿hawaii?






VII

si hubiera sabido
que los dodgers
ganarían la seria mundial del '88
o que en 1986 alguien inventaría
la mantequilla de frambuesa
me habría matado un poco después




Ismael Velázquez Juárez. (Iztapalapa, Distrito Federal, 1960). Ha colaborado con poemas y collages para revistas de México, Chile, Brasil, Argentina, Estados Unidos y España. Libros publicados a la fecha: Polvo de Billar (poemas); Arte de Beber (aforismos); Lugares y no lugares para caer muerto en Richard Brautigan (poemas); Producto Interno Bruto (poemas); Where Do We Go From Here (poesía visual); Bulldozer (poesía visual) y Sea un Arma (poesía visual). Tiene un blog: http://ismaelvelazquezjuarez.blogspot.com/





Síguenos en
Facebook | Twitter | Youtube | Justin Tv |


Entra en la  Comunidad Chilango Andaluz en facebook para compartir, discutir y vincular. 

lunes, 20 de julio de 2015

Interacción Poética #03 MEXES





Ángel Ortuño
(Jalisco, 1969)



Felices los felices

Mira el grupo de hormigas.
¿Te esperan en tu casa? ¿Tienes
tiempo?
Siente la comezón, el color rojo
mientras repites ácido —leíste—
ácido fórmico.
El piso desde cerca. Un letrero que dice:
«Respete las señales».
Más adelante otro: «Jesús es la respuesta
siempre y cuando
la pregunta no sea
cuál es el peso atómico del cadmio».



¿Qué hacer ante un billete aparentemente falso?


Primero
no lo use para pagar
el precio de escribir esa pregunta:

lo cubrirán de brea, lo formarán
en la hilera de los que no son clientes
y merecen
sólo ver sus horóscopos y escuchar consejos.

Los bancos son así
y tienen los derechos registrados.

¿Qué será de su vida,
pobre diablo de los billetes falsos?

Sin escándalo. Salga.
Evítenos la pena
de decirle al personal de seguridad
que en ese portafolios
no carga usted más que una pequeña
y muy barata
revista que se llama Bellezas Reales
y promete modelos muy pasadas de peso.



Dónde y cómo comprar tigres


Si no les gusta el clima del lugar donde vives
no tires tu dinero:

en 400 años se han comido un millón de personas
y no todos han sido
aldeanos desnudos,

incluso coroneles británicos que van sobre elefantes
y prefieren la jungla
a sus esposas
han terminado siendo apenas mal aliento
para los treinta dientes que ahora

puedes comprar en línea.




Radio redención

A veces
cometemos errores y alguien muere.

¿A eso
le llamas
lastimar? La pequeña
niñita que perdió sus corderos podría hacerlo mejor.

¿Es acaso
correcto que nadie abra la boca
y no te atrevas
a comer más azúcar porque así se construyen las casas
de las brujas
o se cortan
trajes de emperadores cuando no entiendes nada?

Tendrías que estar aullando pero la cantidad
de veneno
resultó insuficiente

además
era cianuro y siempre pesa

el recuerdo de los campos de exterminio.
¿Te parece bonito? Su venta y uso
están estrictamente regulados por la ley.

Tenemos diferencias
en cuanto a la naturaleza de la expiación.

Si Dios existe
caminaré al infierno para exigir que me devuelvan mi
dinero.









Karmelo C. Iribarren #03
(San Sebastián, 1959)



Poesía española, años 80

Unas tapas
de fábula, un precio
de asustar, y dentro
nada. Pero
absolutamente
nada, en verso.



Inventario

Veamos:
no oficio,
no título,
no pasta,
no 1'80,
no guapo,
de lo otro
ni hablar
y a punto
de cumplir
los 40.

¡¡¡Joder!!!

¿No tabaco?



No hay más

Al principio
quieres cambiar
el mundo,
y al final
te conformas
con dejar el tabaco.

No hay más.

Así de cómico,
y así de trágico.




Una edad

36 años. Ni tan joven ya,
ni todavía viejo. Una edad rara
-dicen-, seria; una edad gris.
No lo sé. Suficiente, eso sí,
para que a veces sientas
que los mejores días han volado.
Y, lo que es peor aún,
que no fueron tan buenos.



Juventud

Sales una noche hecho una furia,
hecho un toro,
dispuesto a comerte el mundo,
a llevarte a quien sea
por delante.
................Y regresas
al día siguiente
-no hace falta decir cómo-
y le das la razón a tu padre.


 




Síguenos en
Facebook | Twitter | Youtube | Justin Tv |

Entra en la  Comunidad Chilango Andaluz en facebook para compartir, discutir y vincular.